13 sept. 2010

, , ,   |  6 Comentarios  |  

Palmeritas

Una fría tarde de domingo en pleno invierno, con mis tios, y mi tía Charo, que siempre llevaba merienda para las gemelas, dijo a voz en grito:
-"Esta tarde van a merendar mis niñas palmeritas chicas!!"
- Títa Charo, tita Charo que "fifnifica" palmerita chica???? contestan las 2 al unisono. Con las consiguientes risas de todo el personal.
Esta anécdota irá toda la vida unida a estas palmeras, aunque a las protagonistas no les haga mucha gracia.

Y es que no puede haber elaboración más simple en toda la pastelería, pero que reporte, como es mi caso una satisfacción tan grande. Y no solo por su sabor, más aun por todo aquello a lo que evoca: aquellas tardes de carreras, cerro arriba, cerro abajo, los arroces, la felicidad de saltarte un tazón de leche con cola-cao, las risas, el biruji, que se colaba por los agujeros del jersey de lana de ochitos.... Dios mio cuanto ha llovido desde entonces, cuantos se han quedado en el camino ( otros mucho han llegado, pero sin el recuerdo de aquellos ratos)....

Por si acaso os pongo la receta:

Una plancha de hojaldre ( yo he usado de la Cocinera)
Cantidad suficiente de azúcar

El proceso es bien fácil: estirar la plancha de hojaldre, y marcar el centro. Espolvorear el azúcar por toda ella, y doblar de un lado hacia la marca del centro y del otro igual.
Volver a espolvorear de azúcar, y pasar el rodillo con suavidad para que el azúcar se adhiera a la masa, volver a doblar de la misma forma, de un lado al centro y del otro.
Volver a cubrir con azúcar y doblar una parte sobre otra.(Realmente en mucho más fácil hacerlo que explicarlo, como casi todo)

Con un cuchillo muy bien afilado ( si no el hojaldre se destroza) cortar en el rulo que nos ha quedado en trozos de 1 cm  más o menos ( en función de lo gorditas que las queráis) e ir colocando sobre el papel de hornear.

Precalentar el horno a 200º y hornear sobre 10 minutos, el tiempo suficiente para que se doren. Darles la vuelta, y hornear 2 o 3 minutos más.

Yo en este caso las hice en la rejilla, no en la bandeja, porque la tenía ocupada con un bizcocho genovés, y no he necesitado darles la vuelta y volver a hornear, además, me ha gustado mucho el resultado.

Las próximas, porque la habrá seguro, serán con huevo y chocolate.

Besos.

6 comentarios:

  1. Hola! No conocía tu blog. Muchas gracias por pasarme por el mío, te meto en mi lista de blogs a seguir! nos veremos mucho por aquí. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. qué bonitas te han quedado guapa!
    Y qué ricas las palmeritas! yo siempre procuro tener hojaldre en casa, porque si me pillan para una merienda sorpresa, arreglo rápido el asunto...
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por pasar, chicas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Creo que es un bocado perfecto y que con muy poco conseguimos una rica merienda.

    Besotes

    ResponderEliminar
  5. De visita por tu blog he visto esta receta..me ha encantado la historia que cuentas, que bonita, los ochos del jersey el frío, la tita Charo, las niñas, me ha enganchado como cuanod leo un libro que me encanta :)y me hubiera gustado q fuese más larga

    ResponderEliminar
  6. Mar, es de esas historias entreñables que jamás se olvidan.

    Gracias por pasear por aquí. Es todo un honor.

    Besos.

    ResponderEliminar

Te has tomado la molestia de venir hasta aquí, así que muchas gracias.
Siento enormemente que si no estás registrado no puedas hacer ningún comentario, pero la avalancha de spam, me ha hecho tomar esta opción.
Si quieres puedes escribirme un correo a acdelhorno(@)gmail.com y gustosamente publicaré tu comentario y responderé tus cuestiones.

Este blog no participa en premios, memes ni cadenas. Aunque quedo muy agradecida a todos los que piensen ellos para mi.

Cualquier cosa que quieras aportar (sugerencias, correcciones, ect...) sera bienvenida y tomada en consideración. Si lo que tienes es una pregunta, déjame tu mail por favor, así podré responderte directamente.

Muchisimas gracias, otra vez,por tu tiempo.