23/9/2010

MI PRIMER RETO DULCE. HELADO DE VAINILLA.

Whole kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de Septiembre nos invita a preparar un Helado Casero.

Primero un poco de historia:

Hay mucho escrito sobre el origen y el país inventor de los helados, pero lo que sí está claro que su creación es muy muy antigua. Hay quienes sostienen que los antiguos romanos: ellos utilizaban nieve, frutas y miel para preparar este refrescante postre. Parece que Nerón hacia traer nieve de los Alpes para que le preparen esta bebida helada. Otros con igual convicción, señalan que los chinos, muchos siglos antes de Jesucristo, ya mezclaban la nieve de las montañas con miel y frutas.

Lo cierto es que los conocían y disfrutaban, los chinos, turcos, árabes y romanos. Otro antecedente interesante es que en la corte de Alejandro Magno, se enterraban ánforas conteniendo frutas mezcladas con miel, en la nieve, para conservarlas mejor y se servían heladas.


Los cocineros árabes, de los Califas de Bagdad, se destacaron en refinar la calidad y variedad de estos, incorporando a la preparación zumos de fruta. A estas mezclas le dieron el nombre de "sharbets", que quiere decir bebida, de allí el nombre sorbete empleado hoy en día.


Antiguamente no existían las heladeras, así para salvar este inconveniente utilizaban dos recipientes de madera o de estaño, uno metido dentro del otro. En el más pequeño de estos recipientes se preparaba la mezcla de helado. Además descubrieron que la adición de sal en grano hace bajar la temperatura del hielo y que este duraba por más tiempo. Luego rellenaban el espacio entre los recipientes con hielo y sal. Después de mezclar los ingredientes, se dejaba la mezcla en el recipiente, y el helado quedaba listo.

En el año 1660, el italiano Procopio inventó una maquina que homogeneizaba las frutas, el azúcar y el hielo, con lo que se obtenía una verdadera crema helada, similar a la que hoy conocemos. Procopio, abrió en París el "Café Procope", donde además de café se servían helados, así se popularizó el delicioso postre. Por muchos años los heladeros italianos, guardaron celosamente el secreto de preparación de los helados, aunque como vendedores ambulantes lo difundieron por toda Europa. Para el siglo XVIII, las recetas de helados empezaron a incluirse en los libros de cocina.


Después de esta breve introducción os diré que de entrada este reto me apetecía muchísimo, porque llevo mucho dándole vueltas al helado casero, pero yo solita de quitaba las ganas "Helado sin heladera, tú estas loca", me decía.

Me leía y releía la receta una y otra vez,y el sábado a medio día, sin grandes planes para el finde, me ocurrió preguntar ¿Quereís helado? SISISISISISISI sonaron a coro.

Pues bien, a ello me puse, y os debo decir que el resultado me ha dejado maravillada, ni un solo cristal de hielo (sin modestia, mejor que el de algunas heladerías de la zona), cremoso, vamos RIQUIIIIIIISIMO.

Como me daba un poco de miedo, solo hice la mitad de la receta, que os detallo:

1 vaina de vainilla ( en la receta dice de Tahití, pero esta vez no estaba a mi alcance)
360 ml. de nata líquida
120 ml. de leche, semi desnatada que era  la que tenía a mano
86 gr. de azúcar
2 yemas de huevo
1 cdta. de extracto de vainilla
una pizca de sal.

Y ahora vamos a hacer el MIX.
Mezclar la nata con la leche y poner en un cazo. Abrir la vaina y raspar su interior, poner la vaina junto con las semillas donde la leche y la nata.
Llevarlo a ebullición apartar y tapar durante 30'.

Pasado ese tiempo añadir la sal y el azúcar y llevar a fuego medio, hasta que el azúcar se disuelva, un par de minutos, no más. Dejar templar, para que al incorporar a las yemas, no se cuajen.

Una vez templado, vamos volcando despacio, sobre las yemas batidas, sin dejar de remover.
Cuanto esté todo bien incorporado, volver a colocar en el cazo, y a fuego bajo y sin dejar de remover, dejar esperar hasta que napen la cuchara, como si de unas natillas se trataran.

Cuando tenga la consistencia deseada, retirar y dejar enfriar completamente a temperatura ambiente. 
Una vez frío fue a la nevera, y estuvo toda la noche ( puede llegar a estar hasta 2 días máximo).

Por la mañana, antes de llevar al recipiente de congelación, que era metálico y había metido en el congelador la noche antes, le añadí la cucharada de extracto de vainilla y mezclé muy bien. Estuvo en el congelador por espacio de 1 hora. Pasado ese tiempo, lo batí ( con la batidora de varillas a máxima potencia) y lo volví a colocar en su sitio. La operación debe repetirse 3 veces, al menos cada hora, aunque yo lo hice 5, porque no me fiaba del resultado.

Es muy curioso ver como va cambiando la textura, a la vez el mix va tomando consistencia conel frío...

Es una completa lástima quen o hiciese más fotos del paso a paso, pero esa receta no estaba destina a ser publicada.
Si nunca lo habéis intentado, os lo recomiendo, es como casi todas las cosas, mucho mas difícil pensándolas que haciéndolas.
Un solo consejo me atrevo a daros: si os vais a aficionar al helado casero comprad un buen sacabolas.

Pd: Por cierto, que cuatro días después dehacerlo, nos tomanos el poco que quedó, y seguía sin tener cristales de hielo.........

14 comentarios:

mar dijo...

holaaaaaaaaaaaaa te ha quedado un helado apetecible de pinta deliciosa!!!! mmmmmmmmmmmmmmm la foto está preciosa, muchas felicidades :)

Ana - El dia mas dulce dijo...

Ya veo que te animaste a los dos retos, que valiente....
Me pasa como a ti con los helado, sin heladera! no se me ocurre. Y vines tu y me desmontas mi historia, asi que tendré que intentarlo.
Tiene una pinta estupenda, además cremoso.
Besos

Isa dijo...

Jolines que rico...

Rosaleda dijo...

Mar, la verdad es que con estas fotos quedé encatanda.......-

Ana, es que está tan bueno como se ve. Intentalo, porque es más difícil pensarlo que ponerse a ello.

Isa, el proximo queso con fresas y galletas, pero ese para cuando podais venir a probarlo. ;-P

Gracias a las tres.
Besos.

Lydia dijo...

Yo igual sin heladera, y eso que al principio me echaba para atrás un poco! Pero te ha quedado genial ;) Muacks

Silvia dijo...

Lujazo de helado que no nos debemos de perder.

Besos.

MABEL dijo...

Pues es verdad que tiene una pinta de cremoso estraordinaria. Esta es de la típicas recetas que te da pereza hacer y cuando la has hecho, piensas...¿por qué no me he atrevido antes?
Felcidades, wapa.

foodtravelandwine dijo...

Pero que buen helado!....y con esos datiles....por aqui me quedo!!.....Abrazotes, Marcela

Rosaleda dijo...

Lydia, Silvia, Mabel, Marcela.
Gracias por dejar vuestras opiniones.....

La verdad es que si no es por el CWK nunca, nunca me lo habría planteado. Tendré que darles las gracias.......

Besos.

Ari dijo...

hola... bienvenida al circulo..! ya veras como engancha!! jaja
muy rica tu inaguracion.. :)

Alba dijo...

Hola!
Yo también me acabo de unir al círculo! Esto del helado ha sido todo un reto y al verdad es que a tí te ha quedado perfecto! Felicidades! :)

Rosaleda dijo...

Ari, Alba.

Gracias por vuestros comentarios.
Para hacer justicia a la verdad, estoy en el CWK desde su inicio, "han sido culpables" en gran parte de que naciera este blog.

Y desde luego que estoy enganchada... ya estoy esperando el proximo reto.

Besos.

Joana dijo...

te quedo muy rico. ahora a por el segundo reto.

Un beso

natalia dijo...

Hola!

qué ricos los helados caseros, verdad? Yo también tenía ganas de hacerlo, pero me pasaba lo mismo que a ti, pensaba que sin heladera iban a quedar mal... qué equivocada estaba!
A partir de ahora creo que en casa siempre va a haber helado!

Es otra de las cosas buenas del círculo, te "obligas" a hacer cosas nuevas, y la verdad es que de momento me han encantado todas!

Un saludo, me quedo con muchas ganas de probar el de vainilla!

Voy a cotillear por aquí un poco más!

natalia