25 de ene. de 2015

Palmeras de chocolate. Receta mejorada.

Buenos días de domingo!!!
He estado un poco desconectada, pero han pasado tantas cosas esta semana que hoy acaba que no he me ha dado tiempo casi ni a contarlas.............. Pero no podía faltar a mi cita mensual con el reto más canalla de la RED. Hoy es último domingo de mes y hoy toca ASALTABLOG


Este mes la asaltada ha sido Isa, de Azucarglass, por ser unas de las ladronas con más puntos.

Solo tuve que mirar por encima para encontrar la receta que iba a llevarme, Palmeritas de hojaldre, solo que a las mías les iba a poner chocolate, porque las tenía pendientes.

¿Que os puedo contar de este bocado que no sepáis? Poco, son rápidas, fáciles, muy resultonas, en mi familia tienen su propia historia, que os conté aquí. Que de tiempo.

Ingredientes:
1 plancha de hojaldre fresco
100 gramos de azúcar normal
75 gramos de chocolate negro al 70%
20 gramos de mantequilla sin sal


Además necesitamos, el horno precalentado a 200 grados, una bandeja de horno, 1 pliego de papel para horno, un rodillo, un cuchillo bien afilado o seda dental sin sabor. Un cuenco apto para microondas y una rejilla.



Preparación:

Estirar la plancha de hojaldre, y repartir el azúcar sobre ella. Pasaremos el rodillo suavemente para que el azúcar se adhiera al hojaldre y al cortar no se nos caiga. Repetiremos la operación un par de veces, al menos.

Después enrollaremos el hojalde desde cada una de las puntas al centro.
Con ayuda del cuchillo o de la seda dental ( descubrí hace poco que es una forma estupenda de cortar este tipo de masas sin que sufran), cortar en rodajitas de no más de 1 cm, en cualquier caso todas del mismo tamaño para que el horneado sea uniforme.

Colocaremos sobre la bandeja, a la que habremos puesto el papel de horno, y llevaremos al horno durante 12-15 minutos, vigilando que no se quemen.

Sacaremos a la rejilla, y dejaremos enfriar.

Derretimos el chocolate junto con la mantequilla en el microondas, y pasaremos cada una de la palmeras por él. Dejaremos cuajar el chocolate y a merendar.

Leer más...

19 de ene. de 2015

Crema de calabacin al vapor

Con el frío que hace y a nosotros no se nos ocurre otra cosa que ponernos a restar calorías a los platos para compensar los excesos. En casa, la mejor forma que hemos encontrado de compensarlo es con cremas, de todas las verduras que caen en nuestras manos.

Y como siempre que preparo una me acuerdo del pediatra de la familia "Que manía de ponerle a las papillas de los niños patatas!!" pues si, es una manía, pero hay que reconocer, que si bien su aporte nutritivo no es muy allá, la fécula le aporta una cremosidad a la verdura triturada que no se consigue de otra forma.

La crema que hoy os traigo es de  VERDURAS AL VAPOR. Si las cremas de verduras asadas tienen un sabor extraordinario por el plus que aporta hacer las verduras en el horno, esta preparada al vapor, no se queda atrás.  Y es que la vaporera se ha vuelto imprescindible en mi cocina, ¿Vosotros la usáis?


Esta vez, hemos usado, un par de quesitos de porciones, desnatados, si bien podéis cambiarlos por una cuchara de aceite de oliva virgen extra. 

Ingredientes: 
3 calabacines ( negros o verdes, a vuestro gusto) hermosos.
1 patata mediana
Sal
2 quesitos desnatados

Además necesitamos, una cacerola en la que encaje la vaporera, una vaporera Lékué, una tabla, un cuchillo, una batidora, un vaso para la batidora o un recipiente alto que nos sirva, y un chino,


Preparación:
Poner tres dedos de agua en la cacerola, y colocar la vaporera.
Pelar y cortar las verduras. Aquí tenemos dos opciones, o cortarlas finas, lo que hará que el tiempo de cocción sea menos, o más gruesas que necesitarán un poco más,

Como la vaporera tiene dos pisos, en el inferior colocamos las patatas, y encima una tanda de calabacín, que necesitan más tiempo, y en el superior el resto de la verdura.

Tapamos, y dejamos que el agua hierva, mantendremos 5 minutos desde que la tapadera de la vaporera se cobra de vapor. Pasado ese tiempo, apagaremos el fuego, pero no tocaremos la cacerola, lo dejamos seguir cociendo para que las verduras terminen de hacerse.

Ya solo nos queda triturar. 
En este caso, y siempre que preparo cremas de verduras al vapor, nunca me deshago del agua que queda en el fondo de la cacerola, es la que uso para triturar las verduras, y darle el punto de liquidez que en casa nos gusta. Colocamos el calabacín, las patatas, los quesitos, la sal, en el recipiente donde vayamos a triturar, y añadimos el agua a medida que creamos que la necesita, para darle la consistencia que nos guste.

Tomar calentita.
Besos y nos leemos el miércoles.
Bego
Leer más...

14 de ene. de 2015

Cupcakes de frambuesa y merengue

Llevo unos meses en plena efervescencia merenguil, y es que no todo el sobrante de claras de mi cocina va a terminar en tortillas, de vez en cuando hay que darle un capricho a la cocinera. Y si encima viene así de bien acompañado con estas cupcakes, me pierdo. 

Si además las puedes decorar con azúcar rosa ( procedente del mismísimo Chicago, al que mi hermano se dio una escapada hace poco) el número es completo.

Ahora en serio, mil veces nos complicamos con recetas de crema de mantequilla, y se nos olvida que nuestro clásico merengue puede hacer las mismas o mejores funciones.

Ya no os aburro más, a por la receta, pero antes, preparad el café.


Para las cupcakes de frambuesa:
150 gramos de mantequilla
150 gramos de azúcar
150 gramos de harina con levadura
3 huevos
una pizca de sal
unas gotas de colorante rojo
unas gotas de esencia de frambuesa


Para el merengue:
45 gramos de claras
90 gramos de azúcar

Además necesitamos: El horno precalentado a 175 grados, moldes para cupcakes ( bien rígidos, o de fuelle con la ayuda de un molde de metal o silicona, para que no se deformen), una manga pastelera, una boquilla redonda grande, azúcar rosa.

Preparación:

Batir la mantequilla con la sal y el azúcar. Añadir la esencia y el colorante. Cuando esté todo bien integrado, añadir los huevos uno a uno, de forma que no añadiremos el segundo hasta que el primero no esté bien integrado. Luego añadiremos la harina y repartiremos en cada una de las capsulas, hasta la mitad o 3/4 no más. Llevaremos al horno precalentado durante 20 minutos.

Esta vez, retiré las cápsulas de papel y las dejé sin ellas, en ese caso hay que esperar hasta que estén completamente frías para sacarlas sin que se rompan. Si no es vuestro caso, dejar enfriar sobre una rejilla.


Del merengue:
Calentar al baño maría* las claras con el azúcar sin dejar de mover, hasta que el termómetro alcance los 60º y el azúcar se haya disuelto completamente ( si no tenemos termómetro, sabremos que está en su punto cuando al tocar las claras, no notemos gránulos de azúcar.
Poner en el vaso de la batidora de varillas y a velocidad media -fuerte comenzar a batir, sin parar hasta que el cuenco se enfrié. Montar en la maga pastelera y reservar.


*Para hacer al baño maría, acordaros que los recipientes deben encajar, y que en ningún caso el agua caliente debe tocar el recipiente de arriba, el recipiente en el que en este caso tenemos las claras, para así evitar que el calor directo las cuaje. Esa es la ciencia de esta técnica en cuestión, calentamos de forma indirecta.



Leer más...

12 de ene. de 2015

Pollo al horno.

Estoy estrenado horno y no puedo ser más feliz. Y que mejor forma de estrenarlo que con una receta tan sencilla como este pollo relleno al horno, al que tantas ganas le tenía.

Y el resultado, ya lo veis. No ha podido ser mejor.
El relleno de esta vez, un poco de andar por casa, de lo que tenía a mano, tampoco es que fuese una receta pensada y preparada. Surgió sobre la marcha.

Además, carne blanca, al horno, sin apenas grasas. Si dejamos el relleno a los más glotones, y lo acompañamos con una ensalada, es una forma ideal para compensar los excesos de la fiestas que quedan ya lejos, después de la vuelta a la rutina.

Recordad que el secreto de una buena dieta, consiste en comer de todo, que las dietas milagros no funcionan.


Ingredientes.
1 pollo de dos kilos aproximadamente
1 manzana royal gala
50 gramos de nueces
15 higos secos
2 limones
2 cucharadas de aceite de oliva
Sal
Pimienta blanca recién molida

Además necesitamos, una bandeja metálica, en mi caso, para poner el pollo ( bien podéis usar la que tengáis a mano), el horno con aire precalentado a 190º ( sin aire, 10 grados más), brida (para atar las patas y las alas), un exprimidor,  un cepillo para limpiar bien el limón, un soplete y un tenedor.

Preparación:

Revisar bien el ave, para retirar todos los restos de plumas que hayan quedado en ella, así como posibles pelillos ( usaremos el soplete para quemarlos)

Lavar bien el pollo por dentro y por fuera, y secar.

Partir los higos por la mitad. Partir las nueces y ponerla junto con los higos. Pelar la manzana, y cortarla en trozos. Añadirles el zumo de limón.

Salpimentar el pollo por dentro, y rellenar ( si el carnicero os ha dejado opción cerrar, sino, como en mi caso, no pasa nada, os lo aseguro). Colocar en la fuente en la que lo vayamos a asar, y frotar con las dos cucharadas de aceite que nos quedan, muy bien por todos lados.

Pinchar el limón, por tres o cuatro sitios, y ponerlo en la bandeja de asar ( en caso de que nos haya quedado relleno también podéis ponerlo) y llevar al horno durante 1,5 horas aproximadamente.

Pasados los primeros 50 minutos, le daremos al vuelta, teniendo mucho cuidado de no romper la piel ( eso hará que perdamos jugosidad dentro). 5 minutos antes de apagar el horno, volver a dar la vuelta, para recuperar el tueste y el crujiente de la piel. Apagar el horno y dejar reposar dentro 10 minutos.



Notas:
El limón en la bandeja se cocinará a la vez que el pollo, soltando así todo su jugo. Si vemos que se tuesta demasiado, le daremos la vuelta cuando se la demos al pollo.

Sabremos que el pollo está cuando al pinchar la parte más gruesa del muslo, el líquido se salga sea claro y no sanguinolento.

Otro indicados de que la carne está en su punto es que los muslos se separan con facilidad del resto del cuerpo del animal.

Si vemos durante la cocción que pinchamos y aun sangra, y se nos ha dorado en exceso, taparemos con papel de aluminio, hasta que esté.

Con el jugo que queda en la bandeja, cubrimos sobre la fuente de servir, y lo pasamos a una salsera, para salsear las partes más secas.


Leer más...

7 de ene. de 2015

Arroz con pollo y alcachofas [receta de aprovechamiento]

Muy buenas. Día previo de vuelta a la rutina escolar. ¿Cuanto nos hacía falta, verdad? Parece como si de repente solo nos apeteciera comer verde y frutas, ¿ a que sí? Aun cuando en casa no haya habido excesos, es lo que nuestros cuerpos piden a gritos. Por eso yo que sigo tirando de pendientes, porque si pie sigue estando en alto, os dejo esta receta de Arroz con pollo y alcachofas.

arroz con pollo y alcachofas



Dice el refranero popular que " del  cerdo hasta los andares" pues nos vamos a tener que sacar de la manga otro que diga algo parecido del pollo, porque  aquí no se tira nada!! Y es que con las partes menos nobles ( alas, espinazo, carcasa, vamos todo lo que no son pechugas sin hueso y muslos) en casa prepararemos un fondo para el arroz, exquisito. Siempre podéis usar las demás partes, incluso todas, claro. Probablemente tengo un poco  más de trabajo, porque me entretengo en retirar todos los huesos a la carne y presentar lo que algunos llaman arroz ciego, es decir, un arroz donde se como absolutamente todo, pero siempre merece la pena.

Además de todo eso, es una receta que te permite tener el sofrito preparado con antelación, incluso congelado, de fondo de congelador para emergencias, y añadir las verduras que tengas a mano. Esta vez fueron alcachofas, que son bastante depurativas.

Ingredientes ( para 4 personas)
300 gramos de arroz bomba
Alas, espinazo, carcasa, cuello de 1 pollo
1 puerro
3 tomates
1 cebolla
1 ajo
1 zanahoria
6 alcachofas
1/1 pimiento rojo
4 cucharadas de aceite de oliva virgen
1 litro de caldo de pollo caliente, o agua
Azafrán
Sal

Además necesitamos, una sartén amplia ( o una paellera) un cazo para mantener caliente el caldo, una fuente, una tabla, una espátula de madera, un cuchillo,

arroz con pollo y alcachofas

Preparación:

Limpiar los trozos de pollo: retirar las pieles, los excesos de grasa, y trocear en la medida de lo posible ( a más pequeñas las piezas, mejor se cocinan)
Cortar el puerro, la cebolla, el pimiento, la zanahoria y el ajo finamente. 
Rallar los tomates.
Limpiar las alcachofas, dejando solo la parte más tierna. ( Como no me gusta ponerles limón, las dejo sin cortar, más adelante las partimos por la mitad, así solo ennegrecen un poco por fuera).

Con el aceite en la sartén,dorar el pollo, sacar a un plato y reservar.
Preparar un sofrito con el puerro, la cebolla, el ajo y el pimiento hasta que estén tiernos, justo antes de que empiecen a tomar color, añadir el azafrán y seguidamente el tomate rallado y la zanahoria. Cuando el tomate haya reducido, añadir los trozos de pollo, añadir una taza de caldo caliente, y cocinar hasta que le pollo esté tierno. 
Ahora retiramos el pollo, para deshuesarlo.,
Mientras dejamos reducir el contenido de la sartén y añadimos el arroz, las alcachofas en mitades y la carne.
Añadimos caldo caliente o agua, hasta que el arroz esté en su punto. 
Dejar reposar y servir.
Leer más...
Blogging tips