18 oct. 2015

,   |  7 Comentarios  |  

Speculaas caseras

Todo fue maravilloso mientras duró.

Y es que muy a  mi pesar, con estas galletas, no tengo más remedio que hacer un paréntesis. Tengo que tomar aire para poder continuar
.
Tod@s y cada un@ de vosotr@s, tod@s los que como yo comenzasteis esta una aventura como esta, sabéis todo el trabajo que hay en la sombra, las horas que son necesarias para sacar adelante poco más de quinientas palabras y un par de fotos reguleras.

Este curso iba a moverme a baja velocidad, en lo que a la cocina se refiere, eso lo tenía claro, pero las circunstancias me invitan a que sea sincera conmigo, y con vosotros, y ponga un calzo. No son falta de ganas, os lo aseguro, creo que nunca estuve tan motivada como ahora, es tan solo falta de tiempo material. Mejor paramos aquí, y en julio ya veremos.

Os dejo estas maravillosas galletas, hechas un poco al tum-tum, pero no por eso menor deliciosas.

Mil bes@s. No voy a nombrar a ninguno de vosotros, no sería justo, pero todos sabéis que siempre estaré detrás de vuestras palabras.



Ingredientes (*)
350 gr harina
250 gr mantequilla a temperatura ambiente
250 gr azúcar demerada*
1/2 cucharadita de pasa de vainilla
3 cucharaditas especias para speculaas (**)
4 gr impulsor químico (Royal)
1 huevo

(*) Gracias, La Cocina de Aisha, por la receta y por tu paciencia

(*) Por que era la que tenía en casa. Puedes poner azúcar moreno o azúcar moscobado.

(**) Yo me hice la mía propia después de leer muchas recetas de mezclas
2 cucharadita de canela molida
1/4 de cucharadita de jengibre molido
El interior de una semilla de cardamomo, sin vaina
1/8 de cucharadita de anís en grano
3 clavos de olor

Además necesitamos, el horno precalentado a 180º, un procesador de alimentos (opcional), un cuenco grande, un tamizador, una lengua de gato, una cuchara, un mortero, un peso, una bandeja para el horno, papel de hornear, una rejilla para enfriar.


Preparación:

En un cuenco grande, o en el procesador de alimentos,  pondremos la mantequilla, junto el azúcar y mezclaremos hasta que se integren bien. Añadiremos la sal, el huevo -un poco batido- la vainilla y las especias. Batiremos hasta que se integre todo en la mezcla.

Tamizaremos la harina con la levadura y la incorporaremos poco a poco a la mezcla.

Cuanto este toda la masa bien integrada, haremos bolitas, todas del mismo tamaño, más o menos, para que en el horno el tiempo sea homogéneo, y las iremos colocando sobre la bandeja del horno ( que habremos forrado previamente con papel de hornear). Dejaremos espacio entre ellas para que así no se rocen dentro del horno una vez que se expandan.


Hornearemos durante 25-35 minutos, en función de lo gruesas que sean las bolitas, siempre vigilando que no se quemen.

Sacar a enfriar sobre la rejilla.

Las guardaremos en una lata de galletas. Hasta una semana se mantienen perfectamente

Qué aproveche!!!


Besos.
Bego.

5 oct. 2015

, ,   |  24 Comentarios  |  

Cola de toro al amontillado con patatas [CTC]

No se que año corría, tengo malísima memoria para eso (puede que fuese 2006), pero si se que encendí la tele y me quedé embobada.

Por aquel entonces, un chef madrileño, jovencísimo, llamado Darío Barrio, andaba dando vueltas por este país nuestro, retándose con ciudadanos de a pie. Todos contra el Chef, se llamaba el programa. Cuál no sería mi sorpresa, que ese día, una paisana mía, mi profe de Derecho Civil, le estaba poniendo al joven chef los puntos sobre las íes.


El reto, no era nada más y nada menos que cocinar un Rabo de toro estofado, el lugar elegido, la sede de La Real Escuela de Arte Ecuestre..... en hueso fuimos a dar.  Rocío, que así se llama la ganadora del reto, al estilo tradicional con oloroso y patatas fritas, y Darío, con chocolate y vino tinto.

No recuerdo que fué lo que más me impactó, si descubrir que la cocinaba con un vino que no era de la comarca del xerez, o si ver que le ponía chocolate entre sus ingredientes. Ahora que lo pienso, mucho más me impacto el vino, está tan arraigado en mi cocina, que casi no daba crédito a lo que veía.

A medida que se desarrollaba el reto, las recetas no podían ser más diferentes..... al final, fue Rocío, la que se llevó todo le merito, pero no me hubiese a mí, importado, mojar en aquellas dos cazuelas.

Gracias a April`s y a Aisha, las instigadoras de todo esto a través de Cooking The Chef por hacerme recordar esta historia olvidada en un rincón de mi cabeza, que saltó nada más saber quién era el propuesto comenzar con la segunda temporada. Millones de gracias chicas.

Mi receta no se parece a ninguna de las dos. He marcado la carne sin harina, he usado amontillado ( mi vino de cabecera estos días, aunque lo comimos con palo-cotado -mi gran debilidad-), no he dejado macerar la carne, y por supuestísimo, no le he puesto chocolate, aunque ahora que lo pienso, la próxima vez, lo probaré





Ingredientes:

1 cola de toro
2 cebollas medianas, cortadas en juliana
1 diente de ajo laminado
4 zanahorias cortadas en rodajas hermosas
1 pimiento rojo de asar, sin piel, cortado en tiras
AOVE
Sal
Pimienta
Laurel
1/2 copa de amontillado


Además necesitamos, una olla rápida, una pinza para freír, un plato, 45 minutos, una tabla, un cuchillo,


Preparación:

La primera precaución que debemos tomar es que nuestra olla sea lo suficientemente hermosa para que quepan todos los trozos de cola, sin amontonar. Si no es así, yo os aconsejo, que la preparéis en dos veces, quedará mucho más jugosa ( aunque si os veis apurados de una sola vez tampoco pasa nada).

Una vez probado, pondremos el aceite a calentar, y a fuego fuerte, doraremos los trozos de cola, que habremos salpimentado previamente, por todos los lados. Los iremos sacando a un plato que reservaremos, hasta que les llegue su turno.

En ese mismo aceite, pondremos a dorar el ajo, las cebollas y el pimiento. Cuando la cebolla esté transparentosa, añadiremos el vino, con lo que desglasaremos el fondo de la olla incorporado todo lo que ha quedado pegado.

Cuando se haya evaporado el alcohol, acomodaremos los trozos de carne en la olla. No nos podemos olvidar del jugo que queda en el plato, todo para dentro!!!!

Pondremos 1/2 copa de agua, y cerraremos.


A fuego fuerte, dejamos subir los dos anillos naranjas, y entonces, de 1 a 9 bajamos al 4. Dejaremos unos 40 minutos ( ojo, es muy importante que nos guiemos por el olor, cuando la comida huele a hecho, no nos equivocamos). Apagaremos el fuego y dejaremos que la válvula baje del todo.

Entonces abrimos la olla. Si acaso nos ha quedado mucho líquido, pondremos a reducir a fuego fuerte. ¿Cómo sabremos si la carne está hecho? Sencillo, estará casi todos los trozos despegados del hueso en el corte, No hay mejor indicativo que ese.

Este es de esos platos que me gusta dejar de un día para otros, e incluso como fondo de congelador.
Deshuesáis la carne, y al tupper.....

Y, por dios, si os queda salsa....... para un poco de arroz blanco, para un poco de pasta cocida, para unas patata, vamos que le alegra la vida a cualquier cosa!!!

Besos y bonita semaana.
Bego

2 oct. 2015

, , , ,   |  8 Comentarios  |  

Arroz con gambones

Y pensar que nunca he sido muy arrocera, y que ahora en casa, tal y como preguntas ¿Qué comemos hoy? Todos contestan :¡¡¡ARROZ!!! Parece mentira, verdad.....  Y es que les da igual con lo que lo acompañes, pollo, verduras, marisco, pescado, calamares, o una simple latita de atún......

Y es que como en este caso, nunca un arroz con tan poquísimos ingredientes salió tan bueno. Y es que los gambones, son extraordinariamente sabrosos. En el congelador siempre tengo al menos 8 ( un cuatro de kilo aproximadamente) porque te sacan de un apuro, en lo que tardas en sacarlos del congelador.


Ingredientes
8 gambones medianos congelados
1/2 cebolla mediana
1 diente de ajo
1/4 pimiento verde
1 tomate maduro rallado
Aceite
3 puñados de arroz
1 litro de caldo 

Además necesitamos: una tabla, un cuchillo, un cazo, una sartén honda ( o una paellera), un cazo de servir, una paleta de madera, agua para el caldo

Preparación:

Comenzaremos por limpiar los gambones descongelados. Quitaremos la cabeza y toda la cáscara, incluida la cola, y reservamos. Abriremos con mucho cuidado el lomo, y sacaremos al tripa entera.

Pondremos el cazo con un litro y cuatro de agua, junto con las cáscaras y la cola,a hervir.

Picaremos finamente la cebolla, el ajo y el pimiento. Reservaremos.

Rallaremos el tomate, desechando la piel, reservamos.

Pondremos la sartén con tres cucharadas de aceite y doraremos ligeramente las cabezas. Cuando hayan cambiado de color, las pasaremos al cazo con agua.  En cuanto las saquemos, ponemos el ajo, y cuando empiece a saltar, añadimos la cebolla y el pimiento.
Cuando la cebolla esté transparente, añadimos el tomate rallado y dejamos sofreír.
En cuanto el jugo del tomare esté reducido, añadimos el arroz lavado, y damos unas vueltas.

Mientras no quitaremos el ojo al agua con las carcasas. En cuando rompa el hervor, bajaremos el fuego y la mantendremos bien caliente, casi hirviendo, para añadir cuando nos haga falta.

Con el cazo, y un colador, para que no se escape nada, iremos pasando el caldo de la cocción de las carcasas a la sartén.

Hecharemos el arroz. Daremos unas  vueltas e iremos añadiendo el agua de la cocción poco a poco, hasta que tengamos el arroz a nuestro gusto.

Unos minutos de reposo, y listo.

28 sept. 2015

,   |  6 Comentarios  |  

Pan Turris by Xavier Barriga {Cogollos Al Horno}

" - No puede ser.
  - No puede ser, se repetía como un mantra.

  - Cuantas veces habré hecho pan en este horno y han salido unas piezas fabulosas, y para una vez que tiene que pasar por los focos, va y sale el pan más feo del mundo.

Y es que con el ímpetu y las ganas se le ha olvidado que su horno es solo un horno doméstico, que al soltarlo con la paleta, se ha ido más dentro de lo que esperaba, y al tratar de mover la bandeja para recolocarlo se ha caído al suelo del horno.

-Puedo sacarlo, puedo tirarlo, puedo dejarlo estar y ver que pasa ( todas esas opciones pasan por su cabeza, en una fracción de segundo) pero que demonios, ahora mismo lo saco y lo vuelvo a colocar, quedará feo, pero ¿desde cuando se come solo con lo bonito?

Una vez más acertó, es el pan más feo del mundo, pero lo han celebrado como el más perfecto.

-Solo por eso ya ha valido la pena."


Pan Turris

Cogollos Al Horno, ha vuelto. Esta vez directas al pan del maestro Barriga, directa al pan que da nombre a su cadena de panaderías artesanas, el pan Turris. El mío no ha quedado ni familiar lejano de los del maestro, pero de sabor estaba exquisito.

Como siempre que hacemos pan, el levado en bloque, por comodidad, y para ajustar un poco el pan a mi horario, lo hacemos en frío. 

¿Os venís a ver lo que nos ha preparado Chelo?


Ingredientes

500 gramos de harina panificable
325-375 gramos de agua fría
9 gramos de sal
2 gramos de levadura fresca para pan.

Además necesitamos, paciencia, un cuenco, film transparente, harina extra, una mesa de trabajo, una bandeja de horno, el horno precalentado a 230º, un lienzo grueso para levar, un poco de agua extra y una rejilla para enfriar.

Preparación.

Siguiendo las instrucciones de la video receta de Las Recetas de MJ, es bastante fácil, aunque yo por comodidad, he añadido un paso que Xavier no necesita.

Primero, mezclaremos el agua fría, reservando un dedo, con la harina panificable y la sal. Removeremos bien y dejaremos que la harina se hidrate, añadiendo algo más de agua si es que vemos que la masa nos queda algo dura.


Siguiendo los pasos de Xavier, no añadiremos la levadura,  hasta que hayamos amasado, y el gluten haya empezado a formarse.

Yo amasé a mano, esta vez, plegados ( más que amasados) de 5 minutos con 10 de descanso entre uno y otro. La masa va tomando cuerpo, va desarrollándose el gluten, os daréis cuenta tras cada reposo.
Es entonces cuando añadiremos la levadura, que habremos mezclado con un poco de agua para hacer que la masa la absorba mejor, y seguiremos plegando.

Aquí es donde viene mi pequeña aportación, por el poco tiempo que paso en casa, no puedo hacer un pan de una vez, así que el primer levado en bloque, lo hago siempre en la nevera, metiendo la masa en un cuenco, pintado con un poco de aceite, y tapado con film transparente. Suele estar dentro más o menos 10 horas.

A la mañana siguiente, lo saco  cuando  me levanto, para que atempere, y pasada media hora, lo pongo sobre la mesa de trabajo con un poco de harina, y lo preparo para leudar antes de ir al horno definitivamente.

Recogemos los bordes hacia el centro, apretando un poco, para dar tensión a la  masa que está en contacto con la, mesa, y con la parte fea hacia abajo, lo dejamos levar, entre 3 y 5 horas dice Xavier. Este mio solo ha estado tres, y al horno precalentado directamente. (es justo en este momento cuando debemos generar vapor dentro del horno, peeeeeeeeeeeero, con lo accidentado de mi horneado, adiós su efecto)

A partir del minuto 30 hay que estar atento, este pobre, no estuvo mucho más.
De ahí a una rejilla a enfría, unos 45 minutos y si sois capaces, guardad un trocito para mañana!!!

Besos.

24 sept. 2015

, ,   |  6 Comentarios  |  

Hamburguesa de salmón.



El reto de este mes de Cocineros del Mundo es Salmón o Frambuesas. Y si bien esta ultimas me encantan, el salmón, se ha convertido en un pescado imprescindible en mi cocina en los últimos tiempos.

Es un pescado suave y ligero al paladar y desde el punto de vista nutricional destaca por su alto contenido el ácidos grasos omega-3 (grasas saludables que nos ayudan a cuidar nuestro sistema cardiovascular), por ayudaros a mantener la salud de nuestro cerebro, y bajos niveles de tensión arterial.

La peor forma de tomarlo es frito, porque se cocina en exceso y pierde parte de sus grandísimas propiedades. Nosotros esta vez lo hemos preparado en hamburguesas, acompañadas de una mayonesa de mostaza, que le sienta muy muy bien.





Ingredientes (para 3 hamburguesas medianas)

300 gramos lomo de salmón limpio de espinas y sin piel
1 huevo pequeño
1 cucharadita de café de pan rallado
Pimienta blanca
Sal

Lechuga romana
Zanahoria rallada
Mayonesa
Mostaza de Dijon



Además necesitamos, una tabla para cortar, un cuchillo bien afilado, una pinza para quitar espinas, una fuente honda, un cuenco pequeño, un par de cucharas, una sartén antiadherente, film transparente.



Preparación:



Es una receta con poca o casi ninguna ciencia, quizás lo más engorroso de todo sea picar el salmón, que nosotros lo hacemos a mano, nunca en picadora.

Tomaremos el lomo del salmón, y con un poco de paciencia, quitaremos las espinas y retiraremos la piel.

Con el cuchillo bien afilado, iremos haciendo filetes el lomo. Esos filetes los trocearemos en tiras, y esas tiras en dados pequeños.

Tomaremos todos esos dados, los pondremos en la fuente honda, junto con el huevo semibatido, la sal, la pimienta, media cucharadita de mostaza de dijón, y el pan rallado.

Amasaremos bien con las manos, taparemos con film, y dejaremos reposar en la nevera unos minutos para que tome cuerpo.

Mientras, rallaremos la zanahoria, y picaremos la lechuga finamente.

Pondremos nuestra sartén a calentar a fuego medio-alto (del 1 al 9, al 7), tomaremos una porción de masa de la fuente y le daremos forma de hamburguesa ( hay quien usa film paras ayudarse, pero a nosotros nunca nos ha hecho falta. Lo mejor es hacerlo como habitualmente hagáis las burguer vosotros).

La pondremos en la sartén (sin nada de aceite, no es necesario), la mantendremos 3 minutos, y con cuidado le daremos la vuelta. Otros tres minutos por el otro lado, y a dejarlas al punto que nos guste.

Ya solo nos queda montar y sacar a la mesa.

Pan, lechuga, zanahoria, burguer, lechuga, mayonesa y pan!!



Y a disfrutar!!