27 de feb. de 2015

Tosta de chipirones al ajillo

San Viernes!!
Hay semanas que parece que no llega nunca este día, ¿Verdad? Para nosotros hoy es sábado ( nos encantan las semanas con dos sábados!!) porque hoy los peques no tienen cole, y nosotros nos hemos tomado el día con ellos.

Segundo viernes de cuaresma y si bien, el plato de hoy también se sale de nuestros platos típicos para esta temporada, creo que cuadra perfectamente.

Ya tendremos tiempo para  el bacalao, los garbanzos con acelgas, tortillas de camarones, buñuelos de bacalao, que son clásicos que no faltan en la cocina, pero ahora que estamos empezando vamos a darle un poco a la imagianción.



Ingredientes
1/2 kilo de chipirones
1/2 cabeza de ajos
1 cayena
4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Perejil picado.
Sal

Además necesitamos, el grifo, cerca, una sartén, un cuchillo, una espátula, una fiambrera para reposar.

Preparación:

Comenzaremos por limpiar los chipirones. Los enjuagaremos debajo del grifo, separando las cabezas del cuerpo.

Al cuerpo le quitaremos la membrana que los recubre por fuera y las aletas, y dándoles la vuelta para quitar todas las tripas por dentro.

A las cabezas, como son pequeñas, he cortado justo encima de los ojos, y he sacado el pico del centro. Limpiar perfectamente debajo del grifo, y secar.

Poner el aceite en la sartén, con los ajos laminados y la cayena, todo en frio, y a temperatura baja. Para que los ajos se confiten. Cuando los ajos estén tiernos, sacar la cayena ( si es que no los queréis muy picantes) y subir el fuego, para saltear los chipirones.
Mantener a fuego fuerte 5 minutos ( cuidado que saltan!) y retirar.


Nosotros hemos descubierto que nos gustan mucho más reposados, de un día para otro, así que los paso a una fiambrera, los dejo enfriar y los llevo a la nevera, hasta el día siguiente que los consumimos que tan solo tenemos que calentar.

Que tengáis buen finde.
Nos leemos el lunes
Besos.
Beso.
Leer más...

24 de feb. de 2015

Mousse de queso fresco y crema de membrillo

Nunca he conseguido que la carne de membrillo quede como debe. Y eso que lo he intentado más de una vez. 

Por eso cuando vi que mi Chelo publicaba esta mermelada de membrillo, di con la solución perfecta. Si trituro la compota que tanto me gusta, me queda una cuasi carne de membrillo, ideal para untar, para tomar con queso, para comer a cucharadas (si, si a cucharadas) Y que mejor forma de comerla que con esta mousse ligera de queso fresco?? Pues para nosotros ninguna.

Mousse de queso fresco y crema de membrillo


Gracias Cogollos de Agua.
Ingredientes

Para la mousse de queso
3 galletas tipo digestive
150 ml de nata para montar
100 gramos de queso de untar
1 hoja de gelatina
2 cucharadas soperas de azúcar

2 membrillos
La mitad del peso en azúcar
Canela en rama
1 c/c de matalahuva
1 c/c de ajonjolí
Zumo de medio limón
1 vaso de agua

Además necesitamos un molde de silicona para cupcakes, un cazo para hace la crema, una batidora, unas varillas, dos cuencos para batir, un cuchillo y un pelador, un cazo pequeño para calentar la leche, un cuenco pequeño para remojar la gelatina, y una lengua.

Preparación:
En un cazo poner el membrillo troceado, con las especias, el azúcar el limón , y el agua. Tener a fuego medio, removiendo de vez en cuando para que no se pegue hasta que el membrillo esté tierno y el color de sea el deseado. Triturar y dejar enfriar**.


Poner en remojo las hojas de gelatina en agua fría.

Separar un poco de nata, para desleír la gelatina y montar el resto con el azúcar. Reservar.
Calentar la nata que hemos separado, sin que llegue a hervir, y deshacer en ella la gelatina que habremos escurrido perfectamente. Removiendo para que no queden grumos.

Batir el queso, y mezclar con la nata reservada donde hemos disuelto la gelatina.
Mezclar con el resto de la nata montada, despacio, con movimientos envolventes, hasta que se integren las dos texturas.

Rellenar los hueco de los moldes, dar unos golpes para asentar la mousse. Llevar al congelador para que enfrié y podamos desmoldar bien. El congelado nos facilita el trabajo de desmoldar una masa tan frágil. No os preocupéis, porque en unos 10 minutos a temperatura ambiente está como si nada.


Antes de desmoldar colocar una galleta en la base, y sacar con cuidado de los moldes. Colocar encima la crema y degustar.

* Os aconsejo, que tengáis preparados uno o dos botes estériles, para conservar la crema, igual que hacemos con la mermelada. Llenaremos los botes calientes, con la crema caliente también y pondremos boca abajo para que hagan el vacío.





Leer más...

22 de feb. de 2015

Fideos de arroz con verduras y langostinos

Último domingo de mes, vuelve el Asaltablogs. Espero que a estas alturas sepáis de que va la historia, ¿aún no? Pues ya estáis tardando en visitar a Conxy.


Este mes de febrero que se ha pasado tan rápido, nos ha tocado dejar pelada la Cocina de La Rosa Dulce. ¿Tampoco la conocéis? Pues también vais tarde. Rosa, su editora, tiene mil cosas ricas que llevase......... si es que entre todos hemos dejado alguna, ¿Verdad Rosa?

fideos de arroz con verduras y langostinos

De entre todo lo que he visto en la cocina,, me he traído sus fideos chinos con gambas, ¿porqué? Pues porque es una receta que en casa que adoramos en casa, aunque normalmente los tomamos solo con verduras, para esta ocasión especial los hemos acompañado con algunos langostinos que teníamos de fondo de congelador.

Porque, además me parece una propuesta diferente para la recién estrenada Cuaresma. Se sale de nuestros platos más típicos, pero es igualmente válido.

Esta vez, solo han sido puerro, zanahoria y calabacín, pero podéis poner cebolla, pimiento, o cualquier otra verdura que tengáis en la nevera. Para hacer estas verduras, soy un poco especial ( bueno maniática) me gusta siempre hacerlas por separado y empezar por las más duras, puerro, zanahoria, cebolla, calabacín. Así con el calor de la cocción se terminan de hacer. Así luego en el plato encontraremos cada una en su punto y con una textura diferente.

Ingredientes: 
Fideos de arroz
1 calabacín mediano
2 zanahorias
1 puerro ( solo la parte blanca)
9 langostinos.
Salsa de soja
Aceite de oliva


Además necesitamos: una cacerola con tapadera, con agua para cocer los fideos, un pelador para quitar la piel a las verduras, un cuchillo bien afilado, y una tabla para cortarlas ( o una mandolina en mi caso), un wok ( o una sarten amplia), un escurridor, una fuente para las verduras.

Preparación:
Comenzamos con la mise and place.
Pondremos la cacerola al fuego, para que el agua hierva.
Pelaremos las verduras, y las cortaremos en bastones, o pequeñas ruedas, a ser posible todas iguales. Las reservaremos por separado, tratando de no mezclarlas.
Pelaremos los langostinos y los abriremos, para quitar la tripa, reservaremos

Cuando el agua comience a hervir, apagaremos el fuego, pondremos los fideos dentro del agua y la taparenmos. Dejaremos reposar el tiempo que indique el fabricante. 3 minutos en mi caso.

Pondremos la sarten a calentar con 1/2 cucharada de aceite de oliva. Cuando esté bien caliente, pondremos el puerro, y un chorrito de salsa de soja. Saltearemos hasta que esté tierno, unos 3 minutos. Reservaremos en la fuente.

Volveremos a poner la sarten, con unas gotas de aceite, y cuando esté bien caliente, haremos la zanahoria, con la misma operación. Con el calabacin, y con los langostinos, reservando éstos por separado.

Una vez que está todo terminado, es solo cuestión de servir y acompañar con salsa de soja.
Buen domingo.
Buen provecho.
Besos.
Bego.

Leer más...

18 de feb. de 2015

Atún marinado casero.

Desde que hice mi primera receta de salmón marinado, ando detrás de preparar esta de atún. Mi tía me la recomendó encarecidamente que la probara, y en cuanto pude hacerme con una buena ventresca me puse manos a la obra.

Ya se que muchos de vosotros preferís el atún rojo en Steack Tartar o en makis, pero desde luego esta es una preparación, sencilla que no os debéis perder. Se encuentra a medio camino entre la mojama, y el atún crudo. Sencillamente maravilloso.
Esta vez la hemos tomado solo con regañá, pero para acompañar cualquier ensalada, es maravilloso.

atún marinado casero


Ingredientes:
1  ventresca de atún
1 medida de azúcar
2 medidas de sal
Aceite de oliva virgen extra

Regañá para acompañar.

Además necesitamos: film transparente para envolver la pieza a congelar, un congelador,un vaso de yogur de cristal  ( que usaremos como medida), una fiambrera hermética, un bowl para mezclar la sal y el azúcar, 12 horas de reposo en frío.

Preparación:
Cortar la ventresca dandole la forma de la fiambrera donde vayamos a guardarla.
Envolver en film transparente y llevar al congelador al menos durante 24 horas, así evitamos el temido anisakis.
Descongelar, y secarperfectamente.

Mezclar la sal con el azúcar en el bowl. Llenar la base dde la fiambrera con la mezcla, acomodar el atún, y cubrir con sal. Tapar y llevar a la nevera durante 12 horas, no más.

Sacar, lavar perfectamente debajo del grifo, secar y pintar con aceite de oliva.
Dejar reposar un par de días antes de tomar,
Leer más...

16 de feb. de 2015

Mermelada de naranja dulce

¿Desayunamos? No hay nada que me guste más que abrir un bote de mermelada casera. Si es de naranja con pieles escaldadas, ya ni os cuento. Os aseguro que no tiene nada que envidiarle a la mermelada de naranja amarga, y tiene una quinta parte del trabajo.

Esta vez la he usado para darle un toque diferente a este bizcocho de yogur. Es tan simple como colocar pequeñas porciones encima de la masa, y llevarlo al horno.

Bizcocho con mermelada de naranja

Ingredientes:
800 gramos de naranjas peladas y limpias
1 limón
3 naranjas 
300 gramos de azúcar
1 bizcocho de yogur

Además necesitamos, un pelador para sacar las pieles, un exprimidor, un cuchillo, una cacerola amplia, una cuchara de madera, un cazo con agua, un colador, botes esterilizados, un cuchillo bien afilado, una tabla, un cepillo.
Preparación:
Bajo el chorro de agua con el cepillo, limpiaremos, sin dañas, las pieles del limón y de las tres naranjas enteras.
Las secaremos perfectamente. y con el pelador sacaremos todas las tiras de pieles que podamos. Haremos zumo con las 4 piezas y las reservaremos.
Las pondremos sobre la tabla de cortar, y las picaremos en juliana.
Pondremos el cazo lleno de agua al fuego, y cuando comience a hervir, pondremos dentro las pieles. Las dejaremos desde que vuelva el hervor durante 10 minutos. Las colaremos, y las refrescaremos debajo del grifo. Las reservamos.

Mientras, a todas las naranjas peladas, les intentaremos quitar toda la piel blanquecina que podamos, aunque tampoco es necesario que queden perfectas, aunque es cierto, que mientras más limpias, mejor.
Cortar las naranjas en trozos pequeños. Yo lo hice dentro de la misma cacerola donde se coció, para no perder nada del zumo. Añadiremos las pieles escaldadas, el zumo de las naranjas y el limón, y el azúcar. Pondremos a fuego medio, hasta que esté todo tierno, y nos quede la consistencia que nos guste. Removeremos con bastante frecuencia, sobre todo al final, para que no se nos queme.

Mermelada de naranja con pieles

Ahora llega el momento más complicado, el envasado. Yo suelo esterilizar los botes a la vez que se hace la mermelada ( pongo una cacerola muy grande, llena de agua con los botes dentro y la llevo a ebullición, durante 15 minutos mínimo), así relleno los botes calientes, y se minimiza el riesgo de que estalle, además de asegurarme que los botes están perfectamente limpios.

Hay que llenar los botes teniendo cuidado de que no se manche la boca, para no tener problemas luego con el vacío, y hay que llenarlos justo hasta donde empieza la rosca. Entonces colocaremos la tapa, ajustaremos bien, y pondremos bocabajo hasta que estén fríos.

Solo con esta operación, y guardando los botes en un lugar fresco y sin luz, nos aseguramos tener mermelada para los próximos 2 meses.


Leer más...
Blogging tips